Crecimiento EspiritualReflexiones

Para poder disfrutar del momento presente tenemos que recuperar la conciencia de los sentidos

Sentir el calor del sol, la caricia de una briza primaveral, escuchar el canto de un pájaro, respirar el aire puro, oler el perfume de las flores, ver la puesta de sol, degustar el sabor de una fruta dulce y fresca, son estímulos para los sentidos que se han olvidado, porque estamos demasiado apurados haciendo algo, pensando en otras cosas o conectados a algún aparato.

Hemos dejado de percibir, evadiéndo la realidad y sin darnos cuenta hundiéndonos en la búsqueda de quimeras y utopías. Tanto es así que nos hemos olvidado de nuestros sentidos.

Para volver a una realidad espiritual y humana debemos recuperar nuestros sentidos, para volver a conectarnos con el mundo, con nuestro cuerpo y poder vivir plenamente el momento presente.

¿Por qué es necesario recuperar las sensaciones naturales del cuerpo?

Para permanecer en armonía, porque hoy son muchos los que sufren de estrés, angustia, ansiedad, depresión, insatisfacción vital, sensación de malestar y vacío interior; esclavizados por las distracciones que nos ofrece la tecnología, la diversion y todas aquellas cosas que nos desconectan de nuestro interior.

Solamente tenemos que detenernos y tomar conciencia de la realidad que nos rodea, prestar verdadera atención a lo maravilloso que sucede en el entorno y a lo que estamos haciendo a cada momento.

Estar con uno mismo unos pocos minutos al día, cambia todo, nos hace más sensibles, más conscientes de nosotros mismos y de la realidad, de nuestras verdaderas necesidades y de nuestros deseos.

El contacto con la interioridad nos ayuda a aflojar tensiones, a sentirnos más seguros de nuestras convicciones, a aceptar errores, a conocer nuestros sentimientos, a trascender recuerdos que nos desequilibran, a controlar nuestras emociones, a lograr la coherencia interna y a proyectar nuestro futuro.

Para evitar los ruidos molestos, el oído tiene un mecanismo que permite bloquear esos estímulos para no oírlos más. De esa forma hace que no nos perturbe el vehículo ruidoso que pasa frente a nuestra casa, ni el ensordecedor ruido del tránsito urbano.

El exceso de estímulos en una gran ciudad hace que todos nuestros sentidos hagan lo mismo, se insensibilicen, y poco a poco vamos convirtiéndonos en seres que no pueden entender la realidad que los rodea.

Los seres humanos apenas se miran aunque estén juntas durante todo el día, cada uno vive aislado, inclusive de sus hijos porque cada uno está en su propio mundo.

El acercamiento en el amor comienza con una mirada, pero por lo general, las miradas están perdidas en su propio laberinto mental, recordando al pasado y preocupándose por el futuro.

Mirar a los ojos y perderse en la profundidad de una mirada, es la forma de conocer al otro, descubrir la verdad y también el amor.

Escuchar es una virtud que no todos tienen, porque exige un esfuerzo de interpretación y aceptar que el otro puede pensar diferente; aunque la gente nunca pueda expresar en palabras sus ideas con exactitud, porque una idea es mucho más que un montón de palabras. Por eso, hay que escuchar del otro no sólo sus palabras sino también su forma de decirlas, el tono de la voz que emplea y el sentimiento que expresan.

La vida tiene el sabor que reflejan los sentidos.

Si te ha gustado este artículo, compártelo. Déjanos tu comentario.

Artículos relacionados

5 comentarios

  1. Efectivamente hemos perdido la conciencia de los sentidos, porque son precisamente ellos los que te acusan cuando no has podido satisfacer tus deseos, bonito el articulo cuando todo va bien, pero ante la escasez, son precisamente los sentidos que ante las ausencias de acusan, como puedes decir todo ésto en una familia que padece hambre o el jefe de familia no tiene un trabajo que lo remunere para 2poder mantener debidamente” una familia?, hace falta más sensibilidad y una dosis de realidad a éste artículo saludos

  2. Ya no persivimos a los demàs por estar o pegado a un computador o aun celular ya las comidas de familia donde se dialogaba se acabaron debemos volver a unirnos en familia para dialogar salir al campo para compartir y disfrutar lo que tenemos hoy porque mañana puede ser muy tarde .Gracias por estos articulos que nos hacen reflexionar

  3. Así debe de ser la vida tiene sentido Si sabemos saborear cada momento que vivimos. Una Puesta de sol. La lluvia. La Luna llena el cielo rojo! La sonrisa de la gente! El llanto de un niño!! Degustemos las cosas simples de la vida! Y vivamos el ahora!! Gracias por su enseñanza! Me encanta.!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Cerrar
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend