Despertar de concienciaReflexiones

Un Ángel te habla | Mensaje de Esperanza

 

“Cuando es oscuro el amanecer del hoy,

diminutas gotas y nubes que cubren desplegadas

en total magnitud el cielo. 

El gran ángel que movido a misericordia

 recorre los caminos atisbando entre la multitud,

en busca del caminante que carga en sus brazos como posesión,

 las verdades y conocimientos como su tesoro especial.

 El ángel busca a los portadores de pequeños tesoros,

 a los resplandecientes que sin perder su esperanza,

 siguen su rumbo trazado,

 resguardando como piedras preciosas,

 sin perder su optimismo, su esperanza, su alegría.

 Y el ángel los busca sin descanso,

 ellos resplandecen, ellos esperan, ellos saben,

que la carga preciosa que llevan consigo

 les dará la buenaventura que buscan.”

No sopla viento y las gotas surcan el cielo, de finas cabelleras plateadas.

El gran ángel portador de gestos impecables, sopla silenciosas palabras a tu corazón, te estremeces, porque en profundidad y quietamente te invade la más clara sensación de pureza y magnificencia que puedes percibir.

Y sonríes,

y brillan tus ojos de pequeños destellos.

Miras tus manos, quieres descubrir esa fina línea en el contorno de la luz, la fina línea azul que te de la pauta de tu divinidad.

Miras al cielo, cierras los ojos mientras sonríes, inspiras del soplo y percibes el son celestial,

y te aquietas,

y desde lo profundo de ti te arrebata una fuerza poderosa incontenible, que te lleva y elevada tu alma, fluyes.

 

No puedes dejar de sonreír,

inspirado y gratificado comprendes, todo se vuelve claro para ti, sabes,

 con un sentimiento tan profundo sabes, que la vida como poderosa energía,

perfectamente sincronizada, fluirá por tus venas, por tu mundo, circundando de poderosa energía vital a cada criatura.

Multitudes, bandadas, cardúmenes, manadas, las criaturas van y vienen,

buscando alimento y cobijo, sustento. Aire, luz y agua. Soplo, sabiduría. 

 

La lluvia del cielo, el agua del bautismo, el mundo anegado de criaturas sedientas. No hay orden y la vida quiebra su rumbo.

Quebrada la luz de gratificación constante, el mundo avanza hacia el abismo incontenible en su marcha, se precipita sin remedio.

Cada uno mirando cada vez menos hacia el cielo. Sabe amados míos, que no hay remedio. Que la sana actitud de bendecir paciente y feliz espera permanecer para recibir, no es lo habitual ahora,

no llores no permitas que la impotencia te venza.

”Superad desde la templanza lograda con anticipación, las oscuras fuerzas que se interponen, ya sabéis del poder que anida en el sutil gesto cargado de la fe. La fe, la más pequeña de las semillas y el pequeño gesto de dejarla caer en el sitio correcto. Darle cobijo y alimentarla de agua y luz, de vida pura, para que las energías sabias y poderosas fructifiquen para alimento.”

El gesto imperceptible, movido por la fe incondicional de tu creencia hacia el mundo magnífico que gira, circundando de amorosa luz tu cuerpo.

Abre las puertas de todos los reinos, y de ricas vestiduras y sabrosos manjares serás bendecido,

porque el reino y su justicia te habrán dado las capacidades para obtener la visión magnífica y la conciencia de divinidad

y tu cuerpo sustentado divinamente de esta manera, de temple y benevolencia revestirá cada uno de sus actos, pensamientos y palabras.

La criatura celestial, quien revestida y sustentada es conducida por la divina presencia en si misma, hacia el destino. 

El gran ángel que se desliza susurrando silenciosas verdades en palabras claras.

El gran ángel que movido a misericordia recorre los caminos atisbando entre la multitud,

en busca del caminante que carga en sus brazos como posesión especial, las verdades y conocimientos como su tesoro especial. 

 

El ángel busca a los portadores de pequeños tesoros, a los resplandecientes que sin perder su esperanza,

siguen su rumbo trazado, resguardando como piedras preciosas,

sin perder su optimismo, su esperanza, su alegría. Y el ángel los busca sin descanso,

ellos resplandecen, ellos esperan, ellos saben, que la carga preciosa que llevan consigo les dará la buenaventura que buscan. 

Las creencias, son como moneda de cambio para la vida, el precio de cada circunstancia,

entrega tus mejores talentos, paga con creces, recibirás lo magnífico, la sosegada beatitud que alcanza tu piel,

iluminando tu cuerpo, dándote las fuerzas infinitas para vivir y sonreír y permanecer más allá de lo adverso, errores y enemigos.

No te ocultes, ellos no pueden verte, son pocos los que tienen ojos que ven en tu Tierra.

De los que te rodean, son pocos los que alcanzan a vislumbrar, a percibir el soplo, el destello, el roce, el susurro de los ángeles.

 

La leve sensación imperceptible no alcanza a quienes tropiezan de error en error, de debilidad en debilidad, vociferando mentiras y excusas,

déjalos, en su mundo de quebrantos.

Elévate por encima de sus miserias y deja que las alas del valor movidas por la fuerza de tus creencias,

te lleven en vuelo fugaz, por el magnífico mundo y te reencuentres y seas reconocido.

Una suave brisa pasa hoy por tu corazón… Y te bendice

TE AMO

Artículos relacionados

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Cerrar
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend