Despertar de concienciaSalud y Bienestar

El amor y la belleza de Dios en el hombre

El universo es la vestidura de Dios, el universo es la vestidura emanada de sí mismo. El universo y la naturaleza son la vestidura de Dios.

Dios es belleza

Mencionemos las palabras, los conceptos que de Dios han hecho muchos inspirados en el pasado. Conceptos bellamente recordados por nuestro amado hermano Djwal Khul, cuando se refiere a DIOS diciendo de ÉL: “…Lo bueno, lo bello y lo verdadero…” y Yo puedo agregar: “toda la naturaleza que nos circunda, todo el universo que nos circunda, no es mas que la manifestación de Dios como belleza” y mientras más investiga la ciencia del mundo, mientras más profundiza la ciencia de la Tierra en los fenómenos y misterios de la naturaleza, más se comprueba la idea de Dios como belleza.

Mientras más investiga la ciencia del mundo, valiéndose de los instrumentos de perfección como el microscopio y el telescopio, más grandiosa aparece ante nosotros la belleza de esa gran vida inmanente, unida e inseparable a su esencia, plena de la más prodigiosa perfección, aun en el más diminuto fragmento. Y así, Dios, poderosa y dulcemente ordena todas las cosas.

Dios es amor

Aquí una pregunta y aquí la respuesta: ¿por qué Dios emanó de sí mismo y creó al mundo? La respuesta es: EL AMOR SUPREMO, Dios deseó ser amado, y como las vidas que procedieron de Él eran fragmentos de su propia vida, lo cual significa “Unidad de Origen”, se supone que debería de haber amor permanente de parte de los seres así emanados.

¿Habrá cumplido la orgullosa humanidad la encomienda de amar a SU PADRE? Ésta es una respuesta poética y tal vez hermosa pero que contiene una verdad grande y profunda. Este concepto de amor o de adorar a la DIVINIDAD ha sido reiterado por algunas religiones del mundo y aún por la misma ciencia.

La belleza divina a través del microscopio y del telescopio.

Y cuando la ciencia del mundo, ciencia de la Tierra, los investigadores, se proponen y se profundizan en estudiar esas personificaciones de Dios, (que por ser tan pequeños, el radio de visión natural del ojo humano escapa de la observación directa), es necesario utilizar instrumentos que en la mayoría de las ocasiones son extensiones de los sentidos naturales. Y así, estos útiles instrumentos con mayor poder de amplificación, comprueban la reiteración del Amor y la Belleza de Dios de lo que es tan pequeño, como parte de su inevitable consecuencia.,

La belleza microscópica.

Poniendo por ejemplo, al microscopio electrónico, mayor será la cantidad de detalles observados en el campo microscópico, que no son otra cosa de nuevo que la manifestación de la Belleza y el Amor Divino. Pues en esos seres invisibles que se escapan a la observación de cualquier ojo humano, sin la ayuda de estos instrumentos mecánicos y ópticos de amplificación y precisión, los observadores encontrarán belleza de más, Encontrará en sus formas observadas en ese campo microscópico, en sus líneas, en sus estructura, en sus ángulos, en sus trazos bellamente dibujados en absoluta perfección de belleza inusitada, la comprobación de que la belleza Divina se encuentra en todos los niveles.

La belleza del cuerpo físico.

Finalmente, en ésta ocasión, conviene recordar esto; porque en algunas religiones ha surgido una gran revuelta en contra de la belleza, de la perfección y de la hermosura del cuerpo físico humano. Estos puntos de vista, que han sido parte del pensamiento del mundo antiguo, pero que persiste hasta la actualidad: manejan que “el cuerpo humano es cosa que nos aleja de Dios”, en vez de considerarlo como resultado de la más íntima naturaleza del Padre.

Estas ideas puritanas de algunas sectas o iglesias afirman que todos los objetos bellos son tentaciones; en vez de considerarlos como el producto de la esencia del amor y de la belleza Divina. El resultado de todo esto ha sido que se ha trastocado la idea de la belleza, siendo que debería ser entendida como resultado y producto de la actividad de nuestro sublime Dios.

 

cuerpo-físico

LA MATERIA FÍSICA Y EL CUERPO HUMANO

Por hombre y mujer traten de comprender al individuo, al yo pensante, consciente, vivo. Por vehículos del ser humano piensen en los medios que este YO vivo utiliza para funcionar en alguna región del universo. De estos vehículos que conforman en su totalidad al ser humano, el cuerpo físico es uno de ellos.

Materia densa y materia etérica.

Este cuerpo físico se refiere a las dos partes de la materia funcionando en la dimensión física conformadas de sustancia física, siendo abandonadas en este espacio físico, cuando el hombre pasa al astral. El vehículo físico del hombre se limita a funcionar en la dimensión física, siendo sujeto a las leyes del espacio y del tiempo. La materia física se divide en denso y etérico, siendo este último un doble o duplicado partícula por partícula, a la vez siendo el medio para que funciones las fuerzas vitales y otras, haciendo que el denso tenga actividad.

Las siete subdivisiones de la materia.

Entonces la materia física del ser humano se encuentra subdividida en siete estados o subdivisiones, cada uno de los estados susceptibles de sufrir intercambios dentro de su propio límite.

Las subdivisiones son: sólido, líquido, gaseoso. Cuarto, tercero, segundo y primer éter.
La materia puede pasar por los siete niveles.

El cuerpo físico denso está compuesto de los tres estados primarios de la materia: sólido, líquido y gaseoso; el etérico se compone a su vez de cuatro variedades de éter. La materia es susceptible de pasar por los siete diferentes grados de esta materia, aunque en condiciones normales de presión y temperatura, asuma un estado permanente, ejemplo: el calcio es sólido, el agua es líquida, el cloro es gaseoso. Ejemplo de un estado de la materia que puede transformarse en otro diferente: es el agua, en el hielo lo encontramos en estado sólido, en el agua lo encontramos en estado natural y en el vapor de agua por ebullición lo encontramos en estado gaseoso.

Se debe poner una gran atención al cuerpo físico.

Si el ser humano se propusiera exaltar al cuerpo físico de manera única, esto no le implicaría evolución pero debemos de reconocer que el cuerpo físico es un medio en el cual el ser humano debe desarrollarse, por lo que significa que debemos ponerle una gran atención, ya que, repito: es el medio para que el ser humano se exprese de la mejor manera y de la mejor condición en este plano.

Desarrollar y poner la atención absolutamente de manera prioritaria en el cuerpo físico en este plano, no implicaría evolución, pero descuidar el cuerpo físico y abandonarlo, podría, como muchos casos y ejemplos transformarse en un gran obstaculizador de la evolución. Un cuerpo físico abandonado y descuidado es un cuerpo físico que será verdaderamente un gran obstáculo para nuestros fines espirituales que perseguimos. Los vehículos del ser humano son los medios donde éste debe trabajar y vivir, de ahí que el cuerpo físico en éste plano tenga la importancia que estamos mencionando.

Los vicios en el ser humano.

El cuerpo físico en todo momento y en todo caso debe ser el servidor del ser humano y no al revés. Si en el pasado, hemos tenido un cuerpo físico con una gran cantidad de defectos, vicios y aspectos negativos, y si esos defectos y vicios persisten desde hace mucho tiempo, el cuerpo físico en esas condiciones se resistirá al cambio. Su misma ciencia médica habla de reflejos condicionados. Esto que la ciencia médica ha estudiado, no es otra cosa más que modos repetitivos de ser. Un vicio arraigado en una persona necesariamente sería retardatorio para su evolución y algunos vicios tienen ya tanto tiempo que ya han hecho efectos físicos; por lo cual se deduce la dificultad que implica sobreponerse a esa forma repetida de vivir y de ser; pero si se persiste y se toma la dirección y la guía, el cuerpo físico terminará aceptando ser dirigido, guiado y controlado; de otra manera, el proceso de la vida en este plano quedaría invertido, y todo propósito de evolución quedaría anulado. Cuando esto sucede, cuando nos encontramos ante un ser humano que tiene muchos problemas para guiar a su cuerpo físico, decimos que ese ser humano es víctima de su materia rebelde.

El cuerpo físico es servidor.

Muchos seres humanos de ahora, por no decir de siempre, son víctimas de su materia rebelde, la materia rebelde es un gran obstáculo para la evolución, pero repito: si se afirma y no se titubea, con el tiempo se podrá llegar a tener un cuerpo físico que sea servidor e instrumento para los mejores fines de ése ser humano: cuerpo físico dirigido, educado, fortalecido.
La guía del ser superior en los cuerpos físico, emocional y mental.

Una vez que el cuerpo físico ha aceptado la guía y la imposición del ser superior del ser humano, aceptará hacer los cambios profundos en sus reflejos condicionados a esta guía y abandonará rápidamente, o lentamente, pero abandonará, los modos antiguos y equivocados de ser la materia rebelde, la materia física, la materia emocional rebelde, la materia mental rebelde, son grandes retardatorios y grandes desafíos para el discípulo que trata de caminar por el sendero del estudiante de la filosofía Divina. Nunca se debe creer de que la materia física es digna de ser ignorada, el estudiante de la filosofía Divina debe ser un constante vigilante de como va su cuerpo físico, como va su cuerpo mental, cómo su cuerpo emocional.

FUNCIONES DEL SISTEMA VEGETATIVO

Entre las diversas actividades que realiza el ser humano, existen dos de las cuales ahora explicaré. Una sería las realizadas bajo el dominio de la voluntad del hombre y otras son realizadas sin que intervenga esa voluntad humana.

Las funciones de la vida de relación.

Las funciones del cuerpo humano donde interviene la voluntad del hombre son las llamadas por la ciencia: funciones de la vida de relación como caminar, moverse, desplazarse, y tener actividad. Las funciones de la vida donde no interviene la voluntad humana, llamadas de la vida vegetativa. En éstas, todas las funciones quedan contenidas bajo el umbral de la voluntad del hombre, sin su conciencia, sin su atención.

Ambos sistemas, ambas funciones, obedecen a sistemas nerviosos diferentes, aunque intercomunicados. El de la vida, de la voluntad, está regido por el sistema nervioso cerebroespinal: cerebro, cerebelo, bulbo raquídeo, medula espinal, y nervios periféricos.

El sistema simpático-parasimpático.

El otro sistema, el de la vida de relación o vegetativa está contenido en el sistema llamado simpático-parasimpático del hombre. En el sistema simpático-parasimpático ninguna de las funciones son percibidas por la conciencia del hombre mientras se están realizando hasta el momento en que este se enferme. La respiración no se siente hasta el momento en que se pone jadeante, irregular, penosa, dificultosa, asfixiante. El latido cardiaco no se siente hasta el momento en que empieza a palpitar de manera irregular o equivocada, la temperatura corporal no se siente hasta el momento en que se pone irregular, la función digestiva no se siente hasta el momento en que la enfermedad produce movimientos irregulares molestos y audibles y perceptibles en la esfera de los intestinos, en la esfera digestiva. Toda la función vital que gobierna el funcionamiento de los órganos internos se pasa desapercibido; funcionan bajo el umbral de la conciencia y el sistema que lo gobierna y lo alimenta, es el nervioso autónomo o independiente o vegetativo.

El sistema nervioso autónomo no se siente.

El latido cardiaco, la digestión, la generación y el control de la temperatura, la producción hormonal, la circulación sanguínea, el metabolismo general, la depuración renal o filtración renal que purifica el cuerpo de impurezas, ninguna es sentida hasta el momento en que la región se enferma. Todas estas actividades son automáticas y la conciencia no las registra.

Controlar los órganos vegetativos no desarrolla el espíritu.

En muchas religiones de oriente, en muchos países, algunas personas practican y realizar métodos, ejercicios y ritos a veces muy prolongados y penosos que los llevan a conquistar parcialmente el dominio del sistema autónomo nervioso, controlando hasta cierto punto y a voluntad el latido del corazón, la respiración, la circulación sanguínea, la temperatura, el metabolismo. Esto es bueno siempre y cuando conlleve un desarrollo y un desenvolvimiento paralelo, tanto moral, intelectual como espiritual, de otra manera el fin no significa gran cosa. Someterse a una estricta disciplina para el control de los órganos vegetativos a voluntad sin que lleve un fin determinado y elevado, significa para nosotros muy poco.

Las otras funciones son algo mas conocidas porque se refieren a la funciones de la vida de relación: el sentir, el moverse, la sensibilidad, la mutilidad, los impulsos de sensibilidad van de la periferia hacia el centro, del cerebro al cuerpo. Esos son más conocidos y tienen que ver con la vida de relación.

En otras oportunidades trataremos de ampliar estos temas para que arrojen un poco de luz a algunos aspectos no muy aclarados por la ciencia.

 

las-7-leyes

EL CUERPO DEL HOMBRE Y LA MUJER

En los dos tipos de cuerpos: masculino y femenino, se encuentran las bases para el logro del desarrollo emocional y mental del ser humano. Los psicólogos del mundo y otros estudiosos han investigado y comprobado que existen grandes diferencias entre el cuerpo físico masculino y el cuerpo físico femenino.

Diferencias físicas.

Mientras que en el cuerpo físico femenino se encuentran más desarrollado el sistema grandular, en el cuerpo físico masculino se encuentra más desarrollado el sistema muscular o mejor dicho el sistema musculoesquelético; y esto es hablando únicamente tomando en cuenta el aspecto físico, las diferencias en el aspecto emocional del sexo femenino y del sexo masculino es todavía más marcado que la consideración física.

El efecto de las hormonas sexuales en el aspecto emocional.

El aspecto emocional se haya íntimamente relacionado con el sistema glandular y para que veamos lo complejo del tema, comentaremos aunque sea brevemente el efecto antagónico y marcado que ejercen las hormonas sexuales en ambos mecanismos físicos. Vean ustedes la diferencia: el efecto de las hormonas masculinas en el varón, el efecto de las hormonas femeninas en la mujer.

El cambio de sexo está reprobado por la Jerarquía.

Estas diferencias fundamentales, _afirman los estudiosos_ sirven de base para el desenvolvimiento y el desarrollo de cada ser, y YO DIGO: “para madres fueron hechas las mujeres, para padres fueron hechos los hombres”, de ahí la idea de reprobar enfáticamente toda maniobra quirúrgica auxiliada de otras técnicas y procedimientos para transformar a la mujer en un hombre y al hombre en mujer. Esta idea moderna de cambiar los sexos de la materia está reprobada por Nuestra Jerarquía y esta conclusión es sin tomar en cuenta las ideas moralistas.
La Maternidad y la Paternidad es respuesta de una Ley.

Tan poco atractivo tiene el hombre afeminado, como tan poco atractivo tiene la mujer hombruna. Esta diferencia marcada de los sexos es el efecto de la ley. ¿Por qué actúa de esta manera la ley?, ¿en qué se hace patente la ley? La ley se hace patente en una respuesta: la maternidad y la paternidad. “Para madres fueron hechas la mujeres para padres fueron hechos los hombres”.

Las cualidades de la Mujer.

La madre es la mujer, el aspecto femenino. Las cualidades son legión de cualidades: el amor, la ternura, la alimentación, la asistencia, el consuelo, por no decir otros. La capacidad de soportar el sufrimiento es capacidad de la madre y ¿quién es la mujer?: la madre.

Las cualidades del Hombre.

Las cualidades del hombre, ¿cuáles son?, son legión, mencionaremos tan sólo el valor, la provisión, la guía, el ejemplo, todas estas son cualidades. A decir verdad, el valor que he mencionado es compartido por ambos sexos por no decir de todas las demás cualidades, pero continuando con el valor, diré que el valor del hombre es muy diferente al valor de la mujer, el del hombre va con la afirmación que deriva de su autoconfirmación, de reconocimiento que lo puede llevar a empujar en contra de todo lo que se le oponga, afirmar su valentía y su masculinidad.

El valor de la Mujer

El valor de la mujer está basado en el amor y en la ternura, ninguna mujer va a ejercer su valor por el simple hecho de contestar a una agresión, o de afirmarse como rival por el simple hecho de afirmarse. El valor de la mujer es sacado antes que nada hacia algo o alguien que ella ame, reconozcamos que algunas mujeres y en determinados momentos nos sorprende su valor, su fuerza, su decisión, pero siempre es aparejado ese valor con grandes rasgos de ternura, de dulzura.

Las cualidades evolutivas

Cierto es que hoy por hoy podemos ver cualidades opuestas manifestándose en cualquier ser. La ternura, la finura, la compasión, la delicadeza la posee el hombre evolucionado; por otro lado, las mujeres a veces sorprenden con sus desplantes de valentía y de valor y oímos decir: “mujer bondadosa, pero valiente”, eso demuestra que los hombres y mujeres mantienen dentro de sí todas las cualidades necesarias para su evolucion.

 

Tomado del libro: CURACIÓN ESPIRITUAL – (Cuarta Parte) PROCESOS ENERGÉTICOS EN EL SER HUMANO – Maestro Persia

Artículos relacionados

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Cerrar
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend