Comparte tu Luz – Reflexión

Todos conocemos la famosa frase “si quieres cambiar el mundo, empieza por cambiar tú primero”. Pero no significa que simplemente me quedo mirando mi ombligo porque el trabajo no habrá sido completo. Si cuanto aprendes, descubres, evolucionas no eres capaz de manifestarlo en el mundo ¿de qué sirve?

A continuación se relata un sabio cuento:

Hu-Song, filósofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia:

– “Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea. Pero la luz que daba era tan escasa que aún así no se podía ver nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia tea y así, compartiendo la llama con todos, la caverna se iluminó”.

Uno de los discípulos preguntó a Hu-Song:

– “¿Qué nos enseña, maestro, este relato?”

Y Hu-Song contestó:

– “Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario, la hace crecer.”

 

Decretos al bendito Fuego Violeta

 

Oración de perdón


Suscribirse al canal de YouTube 

Artículos relacionados

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Desactiva tu bloqueador de anuncios y recarga la página. Gracias :)
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend