Crecimiento EspiritualParamahansa Yogananda

Las Bendiciones de un Servidor de la Luz

 Cada día podemos crear unión o desunión entre las personas, en todos los ámbitos.
Fuerzas poderosas en la humanidad trabajan hacia la unión entre los hombres, superando antiguas barreras. Pero otras fuerzas insisten en la separación, en la diferencia.

El camino de regreso es largo, el progreso evolutivo muy lento, la salida de la ignorancia solo gradual.

Algunos insisten en el amor universal, en la presencia de Dios en todo y en todos. Nos ofrecen su experiencia, y nos dicen que nuestro ejemplo puede ser semejante al de Cristo. Pero la mayoría de los humanos miramos sin ver, permanecemos dormidos, y seguimos en la diferencia,

Ser puros, íntegros y amables con todos los seres, he ahí un comienzo para empezar a vivir el ejemplo de Cristo. “Los hijos de los hombres son uno y yo soy uno con ellos”, dice el mantram.

Es doloroso vernos tanto tiempo sumidos en el engaño.

“Si estableces contacto con Dios en tu interior, sabrás que Él mora en todos, que Él se ha convertido en los hijos de todas las razas. Entonces no podrás ser enemigo de nadie. Si todo el uno pudiese amar con ese amor universal, los hombres no tendrían necesidad de armarse unos contra otros. Mediante nuestro propio ejemplo, semejante al de Cristo, debemos crear la unidad entre las religiones, todas las naciones y todas las razas”

Paramahansa Yogananda

La plena felicidad esta en aquel discípulo que deja su vestimenta humana,
para hacer la voluntad del Padre,  por amor a sus hermanos,
siendo consciente que es Uno en todos.

Él está habitando en el reino de los Cielos,
y es quien realmente está viendo a Dios,
y es Dios a través de él.

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Donde poseer la humildad y el desapego es una bendición

Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.

Donde la Paz interior es una bendición

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Donde la aceptación del plan divino y la voluntad del Padre es una bendición.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.

El anhelo por  la búsqueda de la verdad, adquirir el conocimiento de la ciencia pura y practicar la sabiduría es una bendición.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Practicar el perdón hacia nuestro prójimo es un bien nuestro, poseer esa capacidad es una bendición

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Desarrollar nuestra verdadera pureza y  reflejarla  es una bendición.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios

El servicio desinteresado es una bendición.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

La firmeza en nuestro propósito es una bendición.

Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.

Manifestar Nuestra Presencia Divina es una bendición.

Alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Cerrar
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend