Decreto para sanar las heridas de odio

Aparta como diez minutos cada día, siéntate y dile a tu “Magna Presencia YO SOY” algo como esto: “Magna Presencia de Dios YO SOY, escucha, saca de mí toda crítica, culpa condenatoria, resistencia, juicio, rebelión, celos, auto-lástima, orgullo, egoísmo, duda y miedo. Sácalos de mí y aniquílalos, y en su lugar coloca el Auto-Control y Dominio de Saint Germain.”

Sé tan leal como puedas a la sanación de la angustia del cuerpo físico, pero recuerda pasarte la mayor parte del tiempo sanando las heridas de odio.

 Y para toda sensación de cansancio:

“¡Absorbo la Magna Presencia y Energía de mi Ser Divino, y ésta se expresa como alerta, júbilo y actividad abundante en mi vida externa y asuntos!  ¡Dios e mi Energía, expresándose ahora mismo en mi actividad externa!”

Decretos al bendito Fuego Violeta

 

Oración de perdón


Suscribirse al canal de YouTube 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Únete a nuestra comunidad:

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Desactiva tu bloqueador de anuncios y recarga la página. Gracias :)
Suscribirse al canal de YouTube

Send this to a friend